miércoles, 17 de septiembre de 2014

(A GUARDA) CAMPOSANCOS ( V )

SIGLOS XIV, XV, XVI y XVII
Devociones
            En el año 1.392, los frailes de la orden de San Francisco de Asís, fray Diego Arias (nacido en Asturias) y fray Gonzalo Mariño, fundaron una pequeña capilla y más tarde un convento con noviciado en la pequeña isla llamada Insua, situada en el centro de la “barra del Miño”, entre Punta Barbela (España) al Norte y el Pinhal do Camarido (Portugal) al Sur.
            Según algunos autores, la Insua era conocida en la época romana como la “Isla Pelagia” dedicada al dios Saturno, como tributo a la variedad de fuerzas de la naturaleza en la zona.
            Dicen así mismo las crónicas de la época que los frailes eran muy conocidos en los pueblos de la Foz del Miño, especialmente en Camposancos, debido a sus “pláticas y penitencias”. También eran “mantenedores” de la devoción a Santa Tecla y a San Francisco. Da clara constancia de ello la existencia en la cumbre del monte Santa Tecla del mirador de San Francisco, así como un retablo en el interior de la capilla y un crucero en su puerta principal.


Guerra con Portugal
            La Insua fue amurallada en 1.465 para defenderse de los piratas que en aquella época entraban por la Foz del Miño. Posteriormente, en 1.580 durante el reinado de Felipe II, los militares españoles ayudados por los paisanos de Camposancos y comarca, levantaron un pequeño fuerte (citado anteriormente) en Camposancos frente la Insua por orden del Gobernador Militar de Galicia Martín Redín. Este fuerte atacado por las tropas portuguesas provenientes de la Insua en 1.643, siendo derrotadas; al año siguiente volvieron a atacarlo por sorpresa, quedando totalmente destruido.
            Este hecho fue motivado porque Portugal llevaba sesenta años anexionado a España y los portugueses no estaban satisfechos con la unión ibérica, por lo que estaban dispuestos a recobrar la independencia que habían perdido durante el reinado de Felipe II. Debido a ello, el 1 de diciembre de 1.640 proclamaron rey de Portugal al Duque de Braganza con el nombre de Juan IV, comenzando una guerra entre los dos países que había de durar veintisiete años.
            Como consecuencia de lo anterior, en 1.641 los portugueses comenzaron la construcción de un “fuerte defensivo” en la Insua, orden dada por el Gobernador de la provincia Norte de Portugal, Castro Continho. En 1.649 se restaura el perímetro exterior, se aumenta la altura de la muralla y se dispone de medios de defensa para “defenderse de las tropas españolas”.
            Según el canónigo Domínguez Fontela, en el año 1.668 el gobierno español quiso demoler el Castillo de Santa Cruz de la Guardia para reconstruir el “fuerte de Camposancos” con su piedra; sin embargo, poco tiempo después fue anulada la orden.

            Parece ser que una vez ausentados los frailes, la Insua contó con una guarnición militar y fue convertida en prisión. Posteriormente, en 1.910, pasó a ser “Monumento Nacional” propiedad del Estado Portugués. En la actualidad se encuentra deshabitada, una vez que el farero fue reemplazado por medios más modernos.

Continuara...

No hay comentarios:

Publicar un comentario