viernes, 31 de enero de 2014

A Guarda dende as Loucezas sobre os anos 30


JULIO SESTO


Julio Sesto
JULIO SESTO (Vicente Sesto), nació en 1880 en Pancenteno (El Rosal). Terminó sus estudios en México. En esta capital (1901) comenzó a escribir haciéndolo en el “Correo Español” y en el “Diario del Hogar” y poco después, también en el “Imparcial”. Fue asimismo redactor de “El Diario”, y estando en Madrid en el “Liberal”, así como especial colaborador en “Blanco y Negro”. En 1917 se desvió del periodismo, consagrándose como escritor. Cultivó la poesía, la novela, la historia, etc.
Julio Sesto fundó en México la revista: “Tricolor”, que algún crítico calificó de “gala de las artes gráficas y de la cultura nacional mexicana”. Fue durante algún tiempo Profesor de Literatura en la Universidad de aquel país. Después de esta ocupación se retiró a Santo Ángel, para entregarse de lleno a sus labores literarias.
Publicó Julio Sesto más de una veintena de obras literarias y de muchas de ellas se repitieron las ediciones. Juzgamos las más notables sean: “El México de Porfirio Díaz”, “Historia del Pensamiento Mexicano”, “Psicología Amorosa”, “La Tórtola del Ajusco”, “La Casa de las Bugambilias”, “La Ciudad de los Palacios”, Cómo ardían los Muertos”, “Azulejos”, “La India Bonita” (Obra de Teatro), “Las Abandonadas”, etc.
Nuestro escritor rosalino falleció en  la ciudad de México, en 1960.
Libro revista de la Romería de San Vicente de Marzán (22 de Enero de 1975)
Datos de Rosalinos ilustres de Ayer.
Dibujo de: Florindo Álvarez Martínez.
                                                                                  Juan Martínez Tamuxe

Os Petons nos anos 90

 No Castelo de Santa Cruz, lugar habitual onde ensaiaban.

No Porto de A Guarda

jueves, 30 de enero de 2014

Plaza Nova en 1868


COLOQUIOS TÍPICOS (2)

LA VOZ DEL TECLA
(Año 2 – La Guardia (Pontevedra), 20 de Enero de 1912 – Núm. 39)

COLOQUIOS TÍPICOS (2)
Que triste e á vida dos proves
MANUEL DA ROBALEIRA
Buenos días nos dea Dios, Guanito ¡Qué tempo hay que non te viron os meus ollos!
-De veras, tío Manoel, ostede coa inverneira non sale da casa, fay coma os coellos, métese na cazapeira é nin con furón sai dela.
-Ca hombre ¿Quén sai da casa con tanta choiva? E min faeme moito daño as molladuras; saín nonturdía hasta á parediña para ver ó mar que andaba moito, é se me descuido amólame cando veo aquel andaso grande que chegou á porta da ferroleira, escanjallou unas poucas de jamelas é fixo mil indinidades naquela ribeira, se viras á que paso fuxía para casa…
-Pois se estuvera vostede en onde estaba eu é máis outros… entrou o mar pola porta da taberna enchéusenos ó xarro do viño de ajua saljada; se vira vostede os homes ajabeados os bancos é o mostrador é ó mar pola bodeja correndo dun lado para outro, á xente gritaba que daba medo, díjolle tío Manoel que aquilo paresía ó día do gran juicio.
-Créoto ben Guanito, que onte como era domingo fun á dar un paseo hasta o varadero, e cando vexo no pantano como quedou o petril da carritera, persineime con toda á man; aquilo pares un tren escarrilado, recorio.
-Mirostede, tío Manoel, que hasta lle arrancou o parajuas ó farol de enfiliamento da porta da tía Tomasa.
-Pois amijo, é seu tiempo; é con este andaso tan grande xa veras como dentro de poucos días hay una barda de arjaso que boa falta fai para saxar aljunhas perriñas, xa que pesquerías non hay.
-Dios veña con ela Tío Manoel; eu xa teño o meu arraston apreparado.
-E, dime unha cousa Guanito, oxe non deixarás de ir á Sanamaro, á Camposancos…
-¡Oh! Tío Manoel, boa jana tiña de ir á arrincar á cañota e oír unha santa misa, pero hay poucos jaños, e para máis teño á Locadia muy mala, tío Manoel.
-Coitada ¿é que ten?
-Eu non sei; nonturdía dixome que lle fose chamar ó médico, e lojo veo don Pasífico…
-E que dixo que era ese mal?
-Pois díxome que era… eu non sei, os médicos sempre lle dan uns nombres moi arrevesados que nos non entendemos. Ixo que era unha in… in non me acorda o demáis tío Manoel; él o que me deu un papeliño, fun á botica de D. Binito deume un paquetiño con uns polvos é díxome como había de facer, e díxome: ostede deásela toda que ha de ser mi buena; e cheguei a casa  deillo todo como él me dixo, dunha vez, unha cunca; tomar, tomou todo, con moito traballo; debía ser mi ajre pero pola salú todo se fai tío Manoel.
-¿E, fixolle proveito?
-Eu non sei tío Manoel; isto foi nontronte aplamañán eli polas sete, cando á tomou; antes do meo día… púxose moi mala demáis… eu pensei que xa morría, o que votou daquele cuerpo, solo Dios yo sabe é máis eu, tío Manoel. Esí e que, mire que justo ei de ter para ir á Sanamaro. Tansiquiera me acordaba que oxe era tal día; solo que fun ai pouco á misa do convento é vin elí o santiño con moitas luces e acordeime del; metín á man no bolso, tiña duas perras, chamei por Guan Antonio, deille unha para que lla pusese de candeas é mentras llas poñía receille unha salve poa salú da Leocadia, coa outra perra, tío manoel, fun tomar á mañán á casa de Evaristo, e equí me ten; mire que ganas terei eu de festas, nin de sanamaros.

-Tes razón Guanito ¡Qué triste e á vida dos proves!...

25 aniversario do C.C. Guardes

Ano 1991 na marcha Ourense-Cabeza de Manzaneda
Victor, Carlos Alonso, Serafín, Mingos, Nando, Manuel Benito, Antonio Braga, Gándara e Peniza
FUNDACION
Reunidos en A Guarda as 20 horas do día 1 de xuño de 1989, as persoas que a continuación se citan, Manuel Vicente Martínez , Ignacio Rodríguez Rodríguez, Manuel Coimbra González, Ignacio Delfín Saa González, e Carlos Alonso Fernández expresan a súa vontade de asociarse para fomentar e desenvolver actividades físico-deportivas  e para isto, fan consta-la súa proposición de funda-lo Club denominado “Club Ciclista Guardés” con domicilio social na calle Concepción Arenal  nº 30 de A Guarda.
O 29 de xullo levantase acta de aprobación dos estatutos do Club e elíxese unha xunta directiva que queda formada po-los seguintes membros:
PRESIDENTE: Manuel Vicente Martínez
VICE-PRESIDENTE: Enrique Fernández Cadilla
SECRETARIO: Ignacio D. Saa González
TESORERO: Carlos Alonso Fernández
VICE-SECRETARIO: Elías Rodríguez Rodríguez
VICE-TESORERO: Manuel Coimbra González
VOCALES: Antonio Eduardo García Braga
Emilio Martínez Rodríguez
Crisanto Matos Acevedo
Domingo Martínez Vázquez
Armando Verde Andrés
Ignacio Rodríguez Rodríguez
Elpidio Sobrino Alvarez
Os estatutos son presentados no Rexistro de Clubes da Dirección Xeral de Deportes da Xunta de Galicia o día 20 de outubro de 1989 e aprobados o día 23 do mesmo mes e ano co número 2.304


1991 en Puebla do Carabiñal
Gándara, Manuel Benito, Mingos, Mingos Rodríguez, Antonio Rodríguez, Manolo Coinbra, Antonio Braga, Elías e Toñete. 
TRAXECTORIA
A maioría dos membros que formaron a primeira Xunta Directiva xa viñan practicando o deporte da bicicleta  e contaban co patrocinio de  Caixa Galicia que lles subvencionou os primeiros equipaxes.
Maduran a idea de crear un Club e a mediados do 1989 sentáronse as bases e constituíse a tódolos efectos chegando a contar con cerca de 50 socios federados, case a totalidade, que ó fai acredor naqueles momentos ó Club mais numeroso de Galcicia na súa categoría de “cicloturista”.
Ata ó 31-12-1991 o Club levará equipaxes coa publicidade do patrocinador  Modas Alonso.
A Caixa de Pontevedra patrocina os  chuvasqueiros
A partir do ano 1992 deséñase unha equipaxe sen publicidade que vai ser a imaxe corporativa do Club.
O Club foi medrando e no ano 1991 organizou a “I Marcha Cicloturista Internacional Monte Santa Tecla” ata dezanove edicións. No ano 1993 realizase a “I Marcha da Llota” chegando as dezasete edicións.
Comezase a participar en marchas que organizan outros Clubs tanto de carretera como de montaña.
Institucionalizase a “cea fin de tempada” e “festa do Club”.
Tamén se organizan desprazamentos acompañados das familias a lugares con portos de montaña importantes como Tourmalet, Lagos de Covadonga, Serra Nevada, Covatilla, Angliru.
Nos Anos Santos os ciclistas  van en bicicleta ata Santiago e a familia en autobús. Despois dun bo xantar enxebre, paseo polas rúas, visita o Apóstolo e regreso todos xuntos no autobús.

O Club colabora coas Festas do Monte, Concello e Deputación.
Ano 1994
Fila de arriba: Pepiño, Epi, Segundo, Flores e Elías.
2º fila: Manuel Coimbra, Benito Peolla, Tito, Miguel, Juan Francisco, Manuel Benito, Tonio, Ignacio Saa, Pablo e Crisantos.
Fila de abaixo: Gándara, Ignacio, Carlos, Mirás, Luís, Tito Brey, e Morales
Ano 1995 Marcha de Trives-Alto da Moa
Juan Francisco, Gándara, Tonio e Flores
Antonio Braga, Mingos, Gildo e Segundo.

miércoles, 29 de enero de 2014

Don Francisco Pimentel Chapela

17-09-1920.-DON FRANCISCO J. PIMEMTEL.- Ayer,  a las seis de la tarde, rindió su alma a Dios este benemérito sacerdote, honra y prez del clero tudense. Su muerte fue la del alma justa que vive en el mundo solamente para merecer el cielo.
            Al sentirse enfermo –el lunes pasado- pidió que le administrasen los santos sacramentos. Después de oírle en confesión su director espiritual, el padre Magalháes, de la Compañía de Jesús, el Rector del Colegio de Camposancos le llevó el santo viático, que el señor Pimentel recibió con muestras de gran fervor y devoción.
            Los días siguientes, hasta el de su muerte, comulgó muy devotamente, edificando a todos los presentes. Durante su dolencia estuvo constantemente acompañado por los sacerdotes de la parroquia y de las inmediatas, que, con lágrimas en los ojos, recogieron su último suspiro, ayudándolo a bien morir.
            Así, en los brazos de la religión a cuya defensa consagró su vida entera, baja a la tumba este celoso ministro del Señor, a quien lloran sus amigos y bendicen los pobres y los desvalidos.
            Don Francisco J. Pimentel nació en la parroquia de Santa María de Oya, de padres muy cristianos, que le educaron en el santo temor a Dios. A los diez años se trasladó a Santiago y en aquel instituto estudió el bachillerato con gran lucimiento.
            Desde niño mostró decidida vocación al estado eclesiástico, ingresando en el Seminario de Tuy, en el cual cursó la Sagrada Teología y el Derecho Canónigo, alcanzando siempre las primeras calificaciones.
            Conocedor de su privilegiado talento, aquel inolvidable Rector del Seminario que se llamó D. Miguel Vallejo, eligíole para Secretario de Estudios, y Catedrático de Filosofía Moral y Matemáticas, cargos que el señor Pimentel desempeñó con gran competencia y celo extraordinario.
            El preclaro Obispo Sr. Hue y Gutierrez, de santa memoria, a quien no se le ocultaban las excelentes cualidades del joven presbítero, le llamó a su lado para que en la visita pastoral le acompañara en calidad de Secretario. Pasado algunos años en estos cargos, fue nombrado párroco de Puenteareas. En esta villa aún hoy se recuerda con veneración su nombre y se aplauden con entusiasmo sus gestiones.
            Sus superiores así lo han juzgado, y por eso, sin duda, le confiaron el cargo de Arcipreste tanto en Puenteareas como en La Guardia.
            Considerado bajo otros aspectos, se descubría en él al orador elocuentísimo, que recorrió en triunfo los púlpitos de casi todas las iglesias de la diócesis y algunos de varias capitales de España.
            Como escritor, atildado y profundo, existen en la colección de La Integridad, cuyo colaborador era, pruebas muy fehacientes.
            Escritas las presentes líneas, agobiados por la pena que nos produjo la desaparición del ilustre amigo, no aspiramos a sintetizar siquiera los méritos y los servicios del benemérito sacerdote, cosa harto difícil para pluma tan pobre como la nuestra.
            Sean nuestras últimas palabras una plegaria fervorosa que, brotando de las profundidades de la humildad y de la hoguera encendida del afecto, levántese hasta el trono de las misericordias en demanda de paz y de descanso para el alma del párroco ejemplar, del defensor integérrimo de los derechos de la iglesia, del amigo cordial.
18-09-1920.-DON FRANCISCO J. PIMENTEL.- Ayer tarde, a las seis, fueron conducidos al cementerio de La Guardia los restos mortales de su celoso párroco.
            No se recuerda manifestación de duelo tan espontánea y tan imponente. El gentío llenaba toda la larga calle de Ordóñez. En dos interminables filas formaban las Hijas de María y los socios del Apostolado, ostentando las insignias de las respectivas congregaciones Asistió también una nutrida comisión de Carmelitas de la Caridad, cuyo confesor y director era el finado.
            Presidían el primer duelo el Padre Rector del Colegio de Camposancos y el Padre Magalháes, director espiritual del señor Pimentel; el catedrático del Seminario D. Francisco G. Novás, en representación de este centro docente; el coadjutor D. Manuel Alvarez, en representación del clero parroquial; el presbítero D. Isolino G. Villanueva, representando a la familia; el Alcalde, el Juez Municipal y el Ayudante de Marina. El segundo duelo lo formaba una comisión de concejales, presidida por el Teniente Alcalde, señor Troncoso.
            Concurrió al sepelio todo el clero de Camposancos, Salcidos, Rosal, Tabagones y Eiras. Vestidos de manteo, recogían las cintas del féretro los sacerdotes don Juan Otero Domínguez, profesor del Seminario; D. Juan A, Silva, Vicario de las religiosas Benedictinas; don Juan G. Giráldez, Capellán de los señores de Alonso y D. Agustín Nandín Lomba, presbítero asignado a La Guardia.
            Sobre el féretro se destacaba un hermoso ramo de flores, con sentidísima dedicatoria, tributo del cariño de las Hijas de María a su celosísimo director. n automóvil ofrecido por el cristiano caballero D. Primitivo Franco, enlutado con crespones, cerraba la fúnebre y conmovedora comitiva.
            El oficio de sepultura se hizo de cuerpo presente en la iglesia, que estaba rebosante de público. El silencio, a veces interrumpido por los sollozos de la multitud, era realmente impotentísimo.
            Esta mañana se celebraron los funerales por el eterno descanso del bondadoso párroco guardés. A ellos acudió el pueblo entero. El señor D. Manuel Martínez Posse, Maestro de Capilla de la Catedral, que ayer salió para La Guardia con objeto de tributar a su amigo el señor Pimentel la última prueba de su afecto, ostentó la representación del Prelado en la triste ceremonia.
            Durante el día de ayer se recibieron en La Guardia numerosísimos telegramas de pésame. Entre ellos destácase uno sentidísimo del Señor Obispo, que profesaba tierno cariño a su antiguo profesor, señor Pimentel.
20-09-1920.-Nuestro amadísimo Prelado se ha servido nombrar ecónomo de La Guardia, al que lo era de San Francisco de Vigo, D. Juan Domínguez Fontela


16-09-1921.- LA GUARDIA.- Mañana cúmplese un año del fallecimiento del que fue ejemplarísimo párroco de este villa don Francisco Javier Pimentel.
            A pesar del tiempo transcurrido, el recuerdo del venerable sacerdote vive luminoso y atrayente en la memoria de sus feligreses.
            En la iglesia parroquial se celebrará mañana un solemnísimo acto fúnebre por su eterno descanso, y a él asistirá todo el vecindario, deseoso de significar su entrañable cariño al pastor difunto.
17-09-1921.- LA GUARDIA.- Según hemos anunciado, ayer se celebraron en nuestro templo parroquial solemnes honras fúnebres por el eterno descanso del Abal y Arcipreste de La Guardia don Francisco Pimentel, en el primer aniversario de su fallecimiento.
            Dijo la misa el catedrático del Seminario de Tuy don José Otero Domínguez, asistiendo de Diácono y Sub-Diácono respectivamente el coadjutor de Puenteareas, D. Isolino G. Villanueva y el Capellán de la Casa de Alonso, D. Angel G. Giraldez.
            Asistió todo el clero adscrito a esta parroquia, el párroco y coadjutores de Salcidos, el párroco de Camposancos y el Director de Seminario, D. Juan González Español. en el templo había muchísimos fieles que así quisieron dar testimonio del amor que profesaban a su celoso pastor. Descanse en paz el virtuoso sacerdote, el celoso párroco, el amigo del alma cuya memoria vivirá siempre entre sus feligreses y no se borrará jamás de los corazones agradecidos.

Cruceiros do Baixo Miño



Archivo: José Gardeazabal Rivas "Pepe Rivas"

Programa Virxen da Saúde e San Brais

martes, 28 de enero de 2014

Instituto Nun`Alvres en 1921

 Recreo IIª e IIIª división.

Grupo de alumnos 1920-1921

25 aniversario do C.R. Robaleira




LA “CITANIA” CELTICA DE SANTA TECLA

DIARIO DE LA MARINA
LA HABANA - CUBA
(21 DE Abril de 1927 – Año XCV)
LECCIONES DE COSAS
LA “CITANIA” CELTICA DE SANTA TECLA
Hay en Galicia un archivo prehistórico de extraordinaria importancia y riqueza, en que aguardan estudio e investigación científica numerosos elementos reveladores de una civilización paleolítica sumamente adelantada, que rivaliza con las mejor estudiadas de otras regiones españolas y de todo el Occidente europeo, cuna y emporio de una cultura autóctona, totalmente distinta de las formadas en Asia y en el Levante de Europa. El archivo o estación arqueológica a que me refiero es el famoso monte de santa tecla, cuyo tesoro-la hermosa “citania” descubierta hace quince años- es motivo de pasmo y envidia para arqueólogos y turistas.
Los estudios prehistóricos, iniciados en España a mediados del siglo XIX, han cobrado en estos últimos tiempos inusitada actividad, gracias no solo a los esfuerzos de personalidades protectoras de tan costosas investigaciones como el Marqués de Cerralbo y el Duque de Alba, y a los desvelos y sacrificios de investigadores de la talla y valer de Vilanova y Piera, Cazurro, Hernández Pacheco, Alcalde del Río y el ilustre profesor bávaro Obermaier, de hace bastantes años captado para beneficio de la cultura española, sino también por la intervención diligente y sabia de instituciones oficiales que han organizado servicios regulares de excavaciones y recabado la protección del Estado para defender contra la rapiña, la ignorancia y la inconsciencia inculta el portentoso caudal prehistórico que guarda España en lo más escondido de sus maternales entrañas. Entre estas instituciones citaré tan solo la Junta Superior de Excavaciones y Antigüedades, la Comisión de Investigaciones Paleontológicas, el Centro de Estudios Históricos y el Servicio de Estudios Geológicos y Prehistóricos del Ayuntamiento de Madrid, así como el Servicio de Investigaciones Arqueológicas de la Diputación de Barcelona y las omisiones de Estudios y Excavaciones patrocinadas por las Diputaciones Vascongadas y por la de Navarra.
Las excavaciones realizadas por los ingenieros belgas Enrique y Luís Siret, en el Sureste de España en los años 1886 y 1887, que dieron por resultado el descubrimiento de sendas civilizaciones primitivas de la piedra y de los metales, iniciaron el nuevo período de investigaciones prehistóricas, en que va destacándose, con rasgos más acentuados cada vez, el perfil de una civilización hispánica contemporánea de las edades de la Piedra y del Bronce, con sus variedades regionales y comarcales, mostradas en necrópolis y “citanias”, en abrigos rupestres y depósitos aluviales de utensilios y herramientas, reveladoras, por el arte con que fueron labradas, de una cultura intensa, que ha irradiado en amplísimo perímetro por gran parte de la Europa Occidental.
Durante la edad cuaternaria-dice el sabio catedrático de la Universidad de Barcelona, P. Bosch Gimpera- los cazadores seminómadas que poblaron a España, crearon el primer arte pictórico importante que la humanidad ha conocido, y nuestras cuevas cantábricas, lo mismo que los abrigos rupestres de las regiones levantinas, desde Andalucía a Cataluña, están llenos de frescos con figuras de animales, escenas de caza, de guerra y de magia, de un realismo sorprendente y una policromía maravillosa en el Norte, y de un sentido extraordinario de la expresión y del movimiento en Levante. Los estudios espeleológicos, que tanta importancia revisten en otras regiones españolas, sobre todo en la Montaña, cuya maravillosa Cueva de Altamira es la verdadera Universidad de la ciencia prehistórica, carecen en Galicia de toda transcendencia por la falta de campo de investigación. En cambio el estudio de la cultura llamada “hallstatica” o de la edad de hierro, con sus elementos característicos constituidos por estelas con inscripciones y dibujos, abundante cerámica, utensilios y armas de bronce y de hierro, insculturas y monumentos megalíticos, tiene en Galicia un vastísimo taller, del cual, la estación arqueológica de Santa Tecla es el más completo y admirable exponente. Y lo más hermoso de esto es que la obra de Santa Tecla tiene un carácter fundamentalmente colectivo, de solidaridad sentimental y alta cultura de todo un pueblo, enamorado de sus glorias pretéritas, que ha realizado, con el ardor y entusiasmo de solo un hombre, el hallazgo, la conservación y mejora progresiva de la “citania” prehistórica de Santa Tecla. Este pueblo cuyo nombre debe estamparse con letras de oro en el registro de las investigaciones arqueológicas, es La Guardia, la villa templaria que señorea la embocadura del Miño, enriquecida y hermoseada por el trabajo inteligente de la emigración trasatlántica.
El hallazgo de la estación prehistórica de Santa Tecla se debe originariamente a los esfuerzos del famoso “Nun Alvares”, fundado en recuerdo de un héroe de la independencia portuguesa. Órgano de publicidad de los trabajos del Instituto es la revista lusobrasileña “Broteria”, dedicada principalmente a investigaciones científicas e históricas en la región del Miño inferior, estudiada en todos sus aspectos. Pero ya antes existía una tradición antiquísima que afirmaba la existencia de una población a la que se atribuía origen céltico, en el monte de Santa Tecla, aureolado de un prestigio religioso y legendario profundamente arraigado en todo el país.
Hasta el año 1914 no comenzaron las excavaciones, pero una vez iniciadas, lo sorprendente y magnífico del resultado obtenido, dio alientos a todos para no interrumpirlas ni un solo instante hasta llegar al descubrimiento de la hermosa “citania”, semejante a las de Briteiros y Sobroso, en Portugal, cuya contemplación causa asombro a cuantos tienen el gusto y la fortuna de visitarla. Los cultos y decididos vecinos de La Guardia-dice un entusiasta y verídico cronista-, enamorados de la cumbre familiar que ennoblece el horizonte de su hermosa tierra, formaron una sociedad “Pro-Monte”, que en pocos años realizó una labor valiosísima y desinteresada: desenterró la “citania”, construyó una magnífica carretera hasta la cima del monte, plantó miles de árboles en las laderas y en las cumbres antes desoladas, reunió y clasificó en buenos locales los objetos descubiertos y se preocupó de la comodidad y regalo del visitante. La labor científica habría sido imposible sin el profundo e inteligente patriotismo y la elevación de espíritu de los guardeses. Gracias a ellos es hoy Santa Tecla una estación indispensable para el arqueólogo y el turista, un museo vivo prehistórico de fama mundial.
¿Y sabéis quienes son los beneméritos miembros del Instituto “Nun Alvares”, a quienes se debe la iniciativa y la dirección de los trabajos de investigación de la “citania” de Santa Tecla? Pues un pequeño grupo de jesuitas expulsados de Portugal, que ocupan hoy el célebre colegio de la Compañía en Camposancos, donde se educó una gran parte de la juventud gallega. Allí, sobre la soberbia embocadura del Miño, frente al espléndido panorama diáfano y azul del mar, al pie del cono inmenso y compacto del “Facho” altivo y solitario, un puñado de religiosos expulsados de su país por anacrónicas pendencias sectarias, realizan en silencio una obra de reconstrucción histórica que, cuando se celebre el próximo Congreso Internacional de Arqueología y Antropología Prehistóricas, dará ocasión a que Galicia pueda enorgullecerse de ser una de las regiones más merecedoras de la atención del sabio y del turista por poseer esa maravilla histórica y natural, ese prodigio del arte primitivo, enjoyado por las maravillas de la Naturaleza, que se llama “Santa Tecla”.

                                                                                              José G. ACUÑA.

A Guarda dende a Cruzada en 1934


lunes, 27 de enero de 2014

A Guarda dende o Monte en 1934


Resultados deportivos fin de semana, 25/26 de enero

FUTBOL

Partido disputado en el Municipal de "A Sangriña" entre los equipos Sporting Guardés (8º clasificado con 26 puntos) y Domaio, F.C. (3er. clasificado con 36 puntos), correspondiente a la vigesima jornada del  Campeonato de 1ª Autonómica, Grupo V.

Entrada floja, notándose la presencia de bastantes aficionados visitantes.

Temperatura 13ª y mucha humedad.

SPORTING GUARDÉS, 1
Rai, Yuca (Pablo, min. 69), Antón (Mario, min.83), Saúl, Sergio, Victor, Manu Lomba, Isidro, Abel (Mahoni, min. 61), Iván (Mosto, min. 67) y Enmanuel (Alex, min. 73).

DOMAIO, F. C., 2
Hefo, Chicho, Vasco, Koeman, Isra (Aitor, min.46), Bande (Victor, min. 75), Carlos (Moi, min. 79), Julio, Jonás y Javi.

GOLES: 0 - 1, Javi, min.16; 1 - 1, Iván, min.58; 1 - 2, Javi, min. 93.

ÁRBITRO: Jesús Sayar, auxilado en las bandas por Miniño e Iglesias de Vigo.
Mal,  muy mal, rematadamente mal. Influyó, descaradamente, en el resultado final ya que los dos goles forasteros vinieron precedidos de faltas que no pitó y, lo que es más grave, en el segundo expulsó al portero local cuando ni siquiera le tocó al delantero visitante que puso bastante teatro al simular la entrada y, en cuanto el árbitro le mostró la roja al portero se levantó como un rayo.
Cualquier socio del Domaio, F. C. hubiera sido más neutral si tuviera que pitar este partido.
Amonestó por el Domaio, F.C. a Hefo, Jonás, Javi y Aitor. Por el Sporting Guardés amonestó a Sergio y al Delegado en dos ocasiones por lo que le mostró la roja. Expulsó con roja directa a Rai.
Si la directiva del Sporting Guardés tuviera potestad para que este "señor" no volviera a pisar el campo de "A Sangriña" la afición local se lo agradecería ya que, en cualquier momento, puede provocar un altercado de órden público. Es una pena que existan "personajillos" de este tipo en el deporte.

Se temía la visita del Domaio, no en vano era el tercer clasificado, y en los primeros compases del partido dejaron constancia de buen equipo pero, a medida que transcurrian los minutos los jugadores locales fueron dándose cuenta que podian jugar de igual a igual y así se fueron sucediendo las ocasiones sin conseguir nada positivo.
La primera mitad finaliza con 0 -1.
En la segunda parte los locales salen decididos a hacerse con el partido y someten a Hefo a un trabajo constante y, fruto de ese dominio, llega el gol conseguido por Iván, en el minuto 58.
Con la igualada se acentúa mas el dominio local y el portero visitante sigue dando un recital de buen hacer con intervenciones de todos los tipos, salvando a su equipo de la derrota.
En resumen, el Sporting mereció mejor resultado ya que si el primer tiempo fue de dominio alterno en la segunda parte los locales pusieron cerco al área de Hefo, mereciendo un mejor resultado.
Ahora a tratar de levantar el ánimo para próximos partidos ya que no siempre va a estar un "señor de negro" como el de hoy. Ojalá no vuelva más por "A Sangriña".

El próximo partido el Sporting se desplaza a Vigo para enfrentarse al Candeán.


ASUNTO MARCADOR: No sabemos si por las quejas enviadas desde aquí o si porque ya tocaba la cuestión es que el marcador ya está en fase de reparación y se cuenta que en el próximo partido ya esté funcionando.

jmsalcidos

25 aniversario do Atlético Guardés de Balonman ( II )

 Alevins masculinos 93-94 

Balonmano Guardés, cadetes femenino  93-94.

domingo, 26 de enero de 2014

Tui, Avenida del puente



Cousas do Mar, maio de 1879


1879
10-MAYO.-LA CORUÑA.-: El domingo 20 se verificó por fin el salvamento del Memphis, en medio del aplauso de una inmensa multitud que acudió a presenciarlo. Serían las dos de la tarde cuando el remolcador Recovery se aproximó al buque enclavado en la Peña de las Animas y desvió de la roca hacia el Castillo de San Antón.
            Las inmediaciones del Hospital Militar, Cuartel de Macanaz y las huertas del Presidio y de la Maestranza estaban invadidas por una numerosa concurrencia, ávida de presenciar el salvamento del buque.
            Cuando se llevó a cabo rebosaba en todos los semblantes un contentamiento sin igual, hasta el punto de que profirieron vivas, se sintieron aplausos y ondearon pañuelos como muestra de saludo y enhorabuena a los ingenieros navales que consumaron el salvamento del vapor Memphis, en cuyo entrepuente se les veía dar órdenes.
            La operación se llevó a cabo inyectando aire a las bodegas del Memphis, las que estaban llenas de agua, que fue saliendo por donde había entrado, impelida por el aire, el cual, por medio de una poderosa máquina, reemplazó al líquido elemento e hizo nadar al buque lo mismo que si fuera una hinchada vejiga.
MUROS.-: En la playa de Liaño fue recogido un bote que con dos marineros en mal estado arrojó el mar, los cuales pudieron salvarse merced a los eficaces auxilios que la Ayudantía de Marina les prestó, así como a otro que flotaba sobre un cuartel.
            Estos infelices declararon, por medio de interprete, ser tripulantes del vapor S.S. Nile de la matrícula de Sunderland, que procedente de Elva (Italia) con cargamento de mineral y 23 individuos de tripulación, se dirigía a New-Port, cuyo buque chocó y se fue a pique a las seis y media de la mañana del 22 del corriente en el bajo llamado Sinuela, situado a tres millas al O.N.O. de dicha playa, salvándose solo los tres marineros referidos.
20-MAYO.-VIGO.-: El 4 por la mañana se desembarcó al fin, sin sufrir cuarentena, el pasaje que traía a su bordo el vapor Segundo Barreras, procedente de la Isla de Cuba, dando esto lugar a una ceremonia que merece relatarse, debida al fallecimiento de uno de los pasajeros, cuando el vapor se encontraba a la vista de este puerto, y cuyo cadáver recibió sepultura en el cementerio de esta ciudad.
            Por razón de higiene, sin duda, en entierro se hizo por mar, a eso de las nueve de la mañana, de la manera siguiente: En un bote con dos remos iba la caja con el cadáver colocado en la popa, detrás marchaba otro bote con cinco curas y la cruz parroquial, otro bote llevaba a la banda de música del Hospicio tocando una marcha fúnebre, una canoa del Barreras conducía al capellán del vapor, y otros dos o tres botes más iban con pasajeros, amigos o conocidos del finado, cuya amistad pagaban en aquel acto fúnebre, que era a la vez pintoresco y original, pues el cielo ostentaba todos los esplendores, y a este cuadro daban realce la concurrencia que se había agolpado al muelle de piedra, y el arribo del magnífico vapor Orenoque, que en aquel momento cruzaba la bahía, trazando la hélice ancha e inquieta estela sobre las rizadas ondas del mar.
            Algunos curiosos siguieron por la playa a la referida comitiva hasta el cementerio, donde, después de concluidas las ceremonias del entierro, el acompañamiento se dispersó. El fallecido se llamaba D. José Casanova Mirelles, natural de la provincia de La Coruña.
            Parece que habiendo ocurrido durante la travesía siete defunciones, la Dirección de Sanidad, ordenó quedase completamente incomunicado el Barreras.
            **:-  El vapor inglés Rotterdam, que salió el sábado último de La Coruña, con cargamento de bueyes y vino para la Gran Bretaña, sufrió rotura de una pieza de su máquina hallándose a unas doscientas millas distante de la costa; fue auxiliado por el buque de la misma clase y nacionalidad Aurora y remolcado hasta nuestro puerto, ayer a las cinco de la tarde.
            El casco y arboladura del Rotterdam no tiene avería alguna; pero si el cargamento, pues cien de los trescientos bueyes que conducía fueron arrojados al agua después de haber muerto a consecuencia de los fuertes golpes que sufrieron con los balances del buque.
            Hoy se está procediendo al desembarque del ganado que subsiste a bordo, alguno en estado lamentable.
30-MAYO.- Leemos en el Faro de Vigo:
            “Por la Comandancia de Marina de este puerto se han tomado algunas precauciones para perseguir e inutilizar la venta de la sardina cogida durante el tiempo de veda; pero estos buenos propósitos se estrellan contra el aislamiento de sus propias fuerzas y la tenacidad con que los pescadores se proponen burlarse de la ley, volviendo a la ribera apenas se ausentan los Cabos de Mar encargados de ejecutarla.
            Por el bien de los mismos marineros se les persigue, como otra vez hemos dicho, y preciso se hace que así lo reconozcan los que emplean aparejos prohibidos, haciéndose por este hecho doblemente criminales, pues sirviendo exclusivamente a su ambición, acaban con el bienestar de los demás y ofrecen al país un porvenir ruinoso por una más ruinosa fortuna que obcecadamente improvisan sobre la desdicha futura de tantas y tan numerosas familias pobres que viven a expensas de la pesca.
            El hecho es más grave de lo que a primer golpe de vista parece: por exceso de ambición se ha extinguido la ostra, la Vieyra y la almeja; ahora está escaseando la sardina y la merluza; ésta ahuyentada mar adentro por el paso frecuente de buques de hélice que agitan las aguas a mucha profundidad, y la sardina cogida en cría sin una tercera parte del lucro que realmente debía producir en su tiempo..”
            Tiene razón nuestro apreciable colega. Una mal entendida codicia ha arruinado en Galicia una infinidad de riquezas naturales, que hoy casi se desconocen. ¿No es triste que la Santa Marta de Ortigueira, donde el Gobierno trata de crear un gran establecimiento de cría de ostras, sea la misma Santa Marta de donde no hace quince años salió una fragata francesa cargada de tan rico marisco para llenar viveros que una administración más activa que la nuestra alimentaba en Francia, dejando arruinada para siempre en aquel puerto la pesca de tan apreciable molusco? Buenas leyes en este y otros análogos casos, y mejor ánimo en todos para cumplir lo que se ordene, es lo que se necesita. El bien de todos es superior al de unos cuantos; por lo tanto, tratemos que no se repitan hechos como los que denuncia El Faro de Vigo y los que daba cuenta no ha mucho El Eco de la Ría de Arosa, sucedidos en Cambados con la pesca de mariscos en que tan fértiles son aquellas extensas playas.

            **.-VIGO.-:  Ayer 16 probó su máquina el vapor inglés Rotterdam, cuyas averías fueron reparadas en este puerto bajo la dirección del inteligente industrial señor Sanjurjo. Probablemente se hará enseguida a la mar con rumbo a Inglaterra, pues esta mañana atracó al nuevo muelle para tomar los bueyes que se desembarcaron el día de la llegada.

Publicidade anos 70


viernes, 24 de enero de 2014

Clase de 5º de EGB no colexio Rodriguez Sinde en abril de 1972


D. FRANCISCO ÁLVAREZ-OSORIO

LA VOZ DEL TECLA

(Año IX – La Guardia 23 de Agosto de 1919 – Núm. 436)


NUESTROS VISITANTES LOS ILUSTRES ARQUEÓLOGOS
D. IGNACIO CALVO SÁNCHEZ Y D. FRANCISCO ÁLVAREZ-OSORIO

D. FRANCISCO ÁLVAREZ-OSORIO Y FARFÁN DE LOS GODOS
Entre los apellidos de este ilustre visitante que hoy tenemos la suerte de ver en nuestro pueblo, figura además el de Pizarro, y todo el mundo sabe que el de Álvarez-Osorio es el que usan los Marqueses de la Con-quista, título con que premió Carlos V los altos servicios, el heroísmo, y el genio del conquistador del Perú. Si a eso añadimos que no está dilucidado a quien pertenece el título de Marqués de la Conquista, ya sabemos cual es el abolengo social de este ilustre huésped, que tan amable y urbana-mente se molesta en venir a estudiar nuestros monumentos históricos, ante el requerimiento amistoso de nuestro querido presidente de la sociedad ro-Monte, D. Manuel Lomba.
No tuvo el Sr. Álvarez-Osorio que luchar, como el Sr. Calvo, para hacerse una posición, pues entró en el mundo con ella hecha.
Más no por eso se entregó en su juventud al dulce placer de no hacer nada, como suelen practicarlo la mayo-ría de los hijos de familias acomoda-das, y buena prueba de ello es que casi un niño, pues apenas contaba 18 años de edad, terminaba sus estudios en la Escuela superior de Diplomática, y obtenía por oposición el mismo año (1886), plaza en el Cuerpo de Archive-ros , Bibliotecarios y Arqueólogos,  con destino al Museo Arqueológico Nacional, formándose así, por su esfuerzo personal y a tan temprana edad, una posición propia, sobre la heredada.
Así es hoy jefe de segundo grado del referido Cuerpo y Secretario del Museo Arqueológico Nacional, desempeñando además los cargos honoríficos de Vocal-Secretario de la Junta Superior de Excavaciones y Antigüedades, Vocal de la Junta de Iconografía  Nacional y Académico correspondiente de la Real Academia de la historia.
Como publicista es autor de varios libros, entre los que recordamos los siguientes:
Catálogo de libros que fueron del Duque de Ozuna, procedentes de sus palacios de La Alameda, Aranjuez y Madrid; Guía explicativa del Museo Arqueológico Nacional; Noticia del archivo que fué del Duque de Ozuna; Catálogo de la Exposición conmemorativa del Centenario del Dos de Mayo de 1808; Consideraciones generales sobre la Cerámica en la Antigüedad; Una visita al Museo Arqueológico Nacional y Vasos griegos, etruscos e italo-griegos, que se conservan en el Museo Arqueológico Nacional. Este último libro-que es la obra capital del Sr. Álvarez-Osorio- data de 1910, y es conocido, consultado y citado por todos los arqueólogos que se dedican al estudio de la cerámica clásica en todo el mundo.
A pesar de su alta categoría y merecimientos, es hombre sencillo, modesto, sinceramente modesto, y es una de sus características la frase que con tanta frecuencia le oyen cuantos le tratan: “No sabemos nada”, lo que no impide que esté siempre al tanto de la última noticia, del último descubrimiento, de la última teoría en arqueología. Esto de estar siempre al día en los adelantos de una ciencia en España, no es cosa asequible a todos, porque no basta para ello la labor del estudio incesante, sino que precisa hallarse en condiciones económicas propicias para poder adquirir el último número apenas aparece, y tener la grandeza de espíritu y amor a la ciencia suficientes para amortizar unos cuantos miles de pesetas, y aún de duros, porque la bibliografía arqueo-lógica es muy numerosa y además muy cara. Pensar que este sacrificio podría evitarse acudiendo a las bibliotecas del Estado, es pura quimera. En España no hay ni una biblioteca en que el hombre estudioso pueda ponerse al día en ninguna clase de conocimientos. De ahí que apenas aparece una obra nueva de un autor de importancia en arqueología, el primer ejemplar que de ella entra en España-muchas veces el único- es para el Sr. Osorio. No se puede gastar más noblemente el dinero.
Este desprendimiento corre pa-rejas con su generosidad. Cuantos se dedican a esta clase de estudios y tienen la suerte de tratarle, recurren a él. “Tal libro no lo encuentro en las bibliotecas, amigo Osorio”.-La contestación es invariablemente la misma: “Yo lo acabo de recibir, venga V. mañana al Museo y se lo daré”.
Este es el hombre: Talento, cultura, sencillez, generosidad.
Nuestra más cordial y respetuosa y bienvenida a los perfectos caballeros y sabios ilustres que nos honran con su visita y vienen a favorecernos con su ciencia.
                                               X.
La Guardia, Agosto de 1919.
            Llegaron a esta villa los distinguidos arqueólogos señores Calvo Sánchez y Álvarez-Osorio, en la tarde del jueves, 14 del corriente mes. A su llegada eran esperados por el Presidente y algunos otros señores de la Junta de Pro-Monte, quienes invitaron a los ilustres viajeros a entrar y descansar un momento en el local en que está instalado el Museo de la Sociedad, quedando desde ya grata y altamente sorprendidos ante el número y calidad de los objetos allí depositados y encontrados en las excavaciones, haciendo grandes elogios del mérito y antigüedad histórica de los mismos.
El viernes, sábado y domingo destináronlos a hacer investigaciones en las alturas del Santa Tecla, y el lunes por la tarde, una vez terminadas las solemnidades del Voto, comenzaron, con cuatro obreros, los trabajos de exploración en el lugar en que se halla un filón o hacinamiento de conchas de mariscos, al lado del sendero que desde la fuente nueva conduce a la fuente vieja, y entre las cuales conchas halláronse algunos objetos de bronce y restos de cerámica antigua, todo ello de inestimable valor histórico-arqueológico.
Mientras tanto los obreros realizaban estos trabajos, los señores Calvo Sánchez y Álvarez Osorio explorando el terreno en aquellas inmediaciones distinguieron bajo las malezas los restos de un ancho muro que se propusieron explorar en el día siguiente.
Y en la mañana del martes ya los obreros, bajo la acertada dirección de los arqueólogos manejaban la azada y el picachón hábidos de poner al descubierto aquellos trozos de muralla de 1,60 metros de espesor que parecían ser restos de un grande e importante edificio. En este día por la tarde, y cuando una buena parte de las operaciones de desmonte hallábanse ya practicadas, llegaba a aquel lugar nuestro querido amigo D. Juan Domínguez Fontela tan conocido por sus trabajos e investigaciones arqueo-lógicas. Los señores Calvo Sánchez y Álvarez Osorio, después de cruzar los saludos de rúbrica invitaron al Sr. Domínguez a ver la gran parte de muralla descubierta; dos grandes trozos que por su disposición especial semejan parte de una especie de laberinto al que los arqueólogos llaman Quioquermodingo (Kjokemoding en danés) de 24x34 metros de superficie. Al final en uno de dichos muros llamó la atención de los señores arqueólogos un gran peñasco en el que aparecen grabados unos signos curiosísimos a los que atribuyen gran mérito y de los que oportunamente informaremos a nuestros lectores por medio de un gráfico, y que resulta ser una inscripción ófmica o de cazoleta que ocupa un espacio de seis metros de largo por dos de ancho.
El miércoles dispusieron los señores arqueólogos que algunos obreros practicaran unas calas en determinados puntos de las llanuras de Chans. Tienen por objeto estos trabajos de investigación, ver si es posible dar con la necrópolis o lugar en donde los antiguos moradores del Santa Tecla enterraban a sus muertos. Con el hallazgo de ese lugar dicen- se habría dado un gran paso en lo que respecta a excavaciones y al conocimiento de las costumbres de aquellas gentes.
El jueves y el viernes continuaron los trabajos encaminados a poner más al descubierto las ruinas encontradas en los primeros días, de las que hemos hecho mención y que resultan ser interesantísimas. Huelga decir que en todos estos trabajos y exploraciones no les abandonó un momento el residente de Pro-Monte, D. Manuel Lomba.
Lástima grande que dichos señores no puedan permanecer aquí por más tiempo. Hoy mismo en el auto de la mañana nos dejaron para ir a cumplir deberes de su cargo en otras partes.
Lleven feliz viaje; que su corta estancia entre nosotros les haya sido gratísima y que pronto tengamos el honor de verles de nuevo al frente de las excavaciones del Sta. Tecla. De su concurso, de sus conocimientos y de su buen deseo espera grandes beneficios la Sociedad Pro-Monte en la obra de cultura sin precedentes, emprendida en nuestro incomparable Sta Tecla.


Instituto Nun`Alvres en 1921



jueves, 23 de enero de 2014

O Pulpito ( II )



D. IGNACIO CALVO SÁNCHEZ

LA VOZ DEL TECLA

(Año IX – La Guardia 23 de Agosto de 1919 – Núm. 436)


NUESTROS VISITANTES LOS ILUSTRES ARQUEÓLOGOS
D. IGNACIO CALVO SÁNCHEZ Y D. FRANCISCO ÁLVAREZ-OSORIO

D. IGNACIO CALVO Y SÁNCHEZ
Personalmente es ya conocido aquí este ilustre arqueólogo, virtuoso sacerdote y cumplido caballero, y además en uno de los principales aspectos que determinan su persona-lidad: el de director de excavaciones. Recientes están en este sentido sus éxitos en Termes, Clunia, Castellar y sobre todo en el Collado de los Jardines de Despeñaperros. A más de otros objetos de menor importancia, 319 exvotos pre-romanos de bronce supo encontrar allí, los que constituyen el núcleo de la sala Ibérica, una de las más interesantes de nuestro Museo Arqueológico Nacional, por tantos conceptos interesantísimo.
D. Ignacio, ante todo es un hombre de lucha a quien el éxito acompaña desde sus primeros pasos en la vida. A los 12 años de edad (allá por el año 1876), obtuvo su primer triunfo en unas oposiciones a becas en el seminario de Toledo, obteniendo un accésit consistente en el pago de todos los libros necesarios para la carrera eclesiástica. Entró pues en la vida conquistando las armas con que había de luchar. Dos años después obtenía otra beca, y a los 21 de edad ya era nombrado por el Cardenal Payá, catedrático de las asignaturas de Arqueología, Física y Matemáticas, al par de que como representante del mismo señor Cardenal, se ponía al frente de las obras del seminario que entonces se construía. A los 23 años obtenía por concurso el curato de Alhóndiga (Guadalajara). Había tomado entonces el grado de licenciado en Teología. Se ordenó de presbítero en el año 1892, en que volvió a ser catedrático y Pío operario del seminario. Su temperamento de luchador no le dejó estacionarse, y en ese mismo año ganó, por concurso, el curato de Herrera del Duque (Badajoz), donde, además de cura de almas, desempeñó el cargo de Arcipreste. Fué precisa-mente entonces cuando hizo oposiciones a  al cuerpo facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Anticuarios, obteniendo el aprobado, y consiguiendo plaza para la Universidad de Salamanca en 1897.
En 1901 fue trasladado al Museo Arqueológico Nacional, en el que desempeña actualmente el cargo de Jefe de la sección de Numismática. Su último triunfo de luchador lo obtuvo en 1916 en un concurso que anunció la Junta de Iconografía Nacional, acerca de retratos de militares al servicio de España en el siglo XVI, trabajo que ahora se está imprimiendo.
El cargo de jefe de la sección de Numismática le llevó a especializarse en esta rama de Arqueología, determinando en él un nuevo aspecto de su personalidad, y es hoy una autoridad de primera línea en la materia, a quien consultan cuantos se interesan por esa clase de estudios, y además todos los que poseen alguna moneda antigua y creen tener en ella un capital. Citaremos un caso.
Una señora muy honorable y vestida con mal disimulada pobreza, se presentó en el despacho de D. Ignacio en el Museo, solicitando de él su opinión sobre una moneda de cobre antigua, “por si vale algo” . “Agnus Dei qui tolis pecata mundi” – exclamó D. Ignacio en cuanto la vió- Es de . Juan I, fines del siglo XIV, y su precio actual en Numismática es de una peseta”.
Consultas semejantes las recibe a diario D. Ignacio, y las resuelve siempre con la misma facilidad. Desde esta humilde moneda que no hace muchos años circulaba con la categoría de ochavo, hasta el áureo griego o romano, que sobre su valor material tiene el incalculable que le da su rareza, una serie innumerable de categorías se suceden, cuya clasificación es para arredrar el espíritu más esforzado. D. Ignacio busca en este laberinto tenebroso, con la seguridad del que dispone del hilo de Ariatna de su ciencia. Inscripciones borrosas, abreviaturas desconcertantes, símbolos misteriosos, variedad de escrituras e idiomas, nada le detiene; a todas las monedas les da su filiación, su origen, su procedencia. Claro que esto no lo consigue siempre con la rapidez y facilidad que con el Agnus Dei de a peseta la pieza. No es raro verle perdido en el inmenso salón de la Numismática, con una moneda entre los dedos, desojándose por leer sus inscripciones, ceñudo y contrariado, buscando entre los 3952 cajones en que se guarda el tesoro numismático nacional, que asciende a 130.000 monedas (las medallas aparte), abriendo uno, después otro y otro, revolviendo en ellos, estudiando com-parando los diversos ejemplares, repitiendo el examen , y revelando en su fisonomía honda preocupación y contrariedad. Entonces por muy amigos que seáis de él, no le habléis, no le distraigáis, está bajo la terrible impresión del poeta que, dueño de todas las consonantes, se encuentra inopinadamente con una que le es rebelde.
Esta lucha suele a lo mejor durar varios días, porque sobre las enormes dificultades que la numisma-tica tiene, por su complicación, extensión y complejidad, está lo terrible del desgaste de las monedas por el uso y la acción de los siglos, que borra parte de las inscripciones.
Y a propósito de poetas: El único pecado que a D. Ignacio se le conoce, es el de que ha hecho versos, y con la agravante de la reincidencia. Es autor de varias poesías que, que al decir de los que las leyeron, están muy bien hechas, lo que, ya es circunstancia atenuante. Más no se detuvo ahí como escritor, sino que picó en todos los géneros literarios, incluso el periodismo.
De todos modos, más dignos de él y de importancia muy superior, consideramos sus trabajos de investígación histórica, tales como Influencia de la Universidad de Salamanca en la vida social de España y del resto del mundo; Estudio de la Virgen de la Vega (escultura del siglo XIII), considerada artísticamente, y su estudio sobre Jerónimo Perigueuz tan errónea como inocentemente llamado Visquio.
Pero en ningún trabajo, ni en los éxitos que en todos le acompañaron, cifra D. Ignacio su orgullo. Este lo deja íntegro para su tierra. Para él solo tiene importancia ser alcarreño, pero alcarreño de aquel rinconcito amado de Horche, enclavado en el mismo riñón de la Alcarria. Cierto que Horche no tiene palacio del Infantado como Guadalajara, ni dos castillos como Ci-fuentes, ni las ruinas medioevales de Brihuega, ni una catedral como Sigüenza, pero en cambio allí el paisaje es más hermoso, el tomillo más abundante y más aromático, la miel que allí se produce es la mejor del mundo, el sonido de las campanas tiene allí más poesía y en aquella iglesia humilde se reza mejor.
Esto lo vemos en nuestro huésped con respeto y simpatía, porque muchos de esos sentires se nos alcanza a los guardeses, y buena prueba de ello son la Sociedad Pro-Monte que tanto lleva hecho por el terruño, y el Hospital-Asilo, para el que tenemos reunida ya una fuerte suma, y no hay guardés que no se considerase deshonrado si dejase de contribuir según la medida de sus fuerzas a tan noble empresa.