viernes, 14 de agosto de 2015

EL VOTO A SANTA TECLA, COSTUMBRE RELIGIOSA DE GALICIA ( II )

EL ECO DE GALICIA (LA HABANA, 6 DE MARZO DE 1879)
POR
LAUREANO RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ

(Natural de la villa de La Guardia-Pontevedra)

El monte de Santa Tecla, célebre en la historia desde que Asdrubal llegó á sus términos con la primera expedición fenicia que iba á explotar las riquezas de Galicia; célebre por haber dado paso á las huestes más aguerridas de Viriato, cuyo campamento, se supone con funda-mento, estuvo situado en su cumbre, y por haber sido destrozado en sus inmediaciones el Cónsul C. Serviliano célebre por haber visto cruzar los ejércitos de Décimo Junio Bruto, el Galaico, quien desde uno de sus picos admiró el efecto sorprendente de la puesta del sol y célebre por el tránsito de las legiones de Julio César en perse-cución de los gallegos Brácaros que sucumbieron en las Cíes por falta de alimentos, este es el monte en donde tuvo lugar el Voto que vamos á referir.
Experimentaba todo el territorio gallego allá por los años de 1300 á 1355 una gran sequía, tal que según afirma la tradición, en los contornos de La Guardia dejó de llover en 7 años lo necesario para alimentar las plantas y sazonar los frutos, resultando de tan enorme calamidad el hambre y multitud de enfermedades que diezmaban la población.
La escasez de cosechas, que ame-nazaba tan inmediatamente la existencia de aquellos pueblos, les inspiró la idea de dirigirse los hombres solos, sin mezcla de mujer alguna, á la cima del monte de Santa Tecla para rogar á Dios por la mediación de esta Virgen que cesara aquella terrible calamidad, con el propósito firme de no bajar, sino después que sus ruegos fuesen oídos.
No puede fijarse el año en que comenzaron á practicarse en este  monte ejercicios piadosos, ni cual fué el de la época en que se erigió el Santuario de Santa Tecla que en él existe, pero de los datos que suministra el archivo del monasterio de Santa María la Real de Oya, consta que desde el siglo II se veía concurrido con tal objeto por los Ermi-taños que habitaban en sus inmedia-ciones, y desde esa fecha se supone que existe allí, tal cual se halla actualmente, la capilla de la Virgen, primer mártir de la fé.
Ya en 1134 Don Fray Pedro Martínez, Abad del referido convento de Oya, Don Godino, que lo era de otro que hubo en Barrantes y el Abad del que existió en el Rosal, movían con sus ejemplares virtudes, y excitaban con sus palabras á los habitantes de aquellas jurisdicciones á subir al monte de Santa Tecla á ejercicios penitenciales, así pues, al ocurrir la calamidad que dejamos apuntada, llenos de fé emprendieron la subida al monte, y como el tercer día de permanecer allí con ayunos rigurosos, mortificando sus cuerpos, y ejercitán-dose en piadosos hubiese la lluvia comenzado á refrescar los campos, los concurrentes hicieron un Voto, para sí y sus descendientes, de subir todos los años al referido monte para conme-morar esta gracia celestial.
EL VOTO A SANTA TECLA se hizo en esta forma: que todos los años, el lúnes y mártes de la semana de la Asunción, los hombres solos subirían al Monte, ayunarían á pan y agua confe-sando, comulgando y rezando el Vía-Crucis, y á esta religiosa ceremonia, á este solemne voto- que aún hoy se celebra con fervor y órden, siendo, tal vez, entre todas las festividades religio-sas de la actualidad la que se conserva con mayor pureza, pues todos los años se ven ascender en los dos citados días á la cima del monte centenares de hom-bres, muchos de ellos descalzos, y todos con la más acrisolada fé, observando rigurosamente el ayuno votado por sus antepasados- concurrieron el Obispo de Tuy que ofició, y el Rdo. Abad de Oya que predicó en dichos días.
La antigüedad de esta fiesta bien claramente se testifica por la ceremonia de la procesión que tiene lugar después de la misa.
A las once de la mañana comien-za ésta, que es larguísima, por recitarse las oraciones del día, la de Santa Tecla, las de los Patronos de las Iglesias que concurren á la fiesta con sus cruces parroquiales y estandartes y son Guardia, Camposancos, Salcidos, Rosal, Tabagón, San Miguel y Eiras, y todas las oraciones del misal romano.
Terminada la gran misa, sale la procesión de la Ermita en el órden siguiente: imágen de Santa Tecla, cruces parroquiales, estandartes, clero y pueblo.
En el pequeño espacio que hay desde la puerta de la Ermita hasta la muralla que la circunda, preside,  por una costumbre cuya causa ignoramos, la cruz parroquial de Camposancos, con la circunstancia de que en ese pequeño trayecto la procesión marcha en silencio.
En cuanto la imágen de la Virgen protomártir, cruces y estandartes traspasan la cerca de la Capilla, adelan-tándose la cruz parroquial de La Guardia que preside en toda la procesión, se pone la Virgen en el suelo, se arrodillan todos, y levantándose el Prior entona tristemente- Indulgencias, Kirie Eleison- y se arrodilla.
El pueblo repite en el mismo tono, las mismas palabras que el Prior vuelve á cantar hasta tres veces: á la cuarta dice- Indulgencias, Santa María, y todos se levantan poniéndose nueva-mente en marcha la procesión y cantándose la Letanía de los Santos con un tono especial: el pueblo, en vez de contestar – Ora pro nobis- á la mención de cada Santo, dice- Rogai a Deus por nos: Deus ouvide á nos- anteponiendo el nombre de Santa Tecla á esta exclamación, cada vez que mentan los Santos de la Letanía, alternando uno sí, otro no.
Al llegar la procesión al púlpito, que está situado entre los dos picos del monte, se detiene para escuchar un sermón de penitencia en el que se recuerdan las causas que dieron origen al Voto, cuya historia se relata, exhortando á los presentes á su perse-verancia.
Terminado el sermón, sube el Prior al púlpito y bendice el pan, único alimento de los que se hallan presentes, y enseguida vuelve á ponerse en marcha la procesión, que asciende al Facho, en donde arrodillados todos, canta el clero los salmos penitenciales, los graduales con sus letanías, versículos y oraciones, y el Evangelio de la Asunción.
Magnífico es el efecto que causa á la vista de los guardeses el tránsito de la procesión al derredor del Facho! El brillo de las cruces, el flameo de los grandes estandartes blancos, rojos, verdes y amarillos, cuyos paños agita con fuerza, el viento que siempre reina en aquella altura; las vestiduras de los sacerdotes, y el pueblo que va en pos constituyen un cuadro maravilloso, que todos los años se observa con igual interés.
Tan pronto terminan las oracio-nes que tienen lugar en el Facho, desciende la procesión nuevamente, cantando siempre la Letanía en la forma que hemos dicho, y se dirige a la colina de San Francisco, en donde, arrodi-llados, se canta una antífona á la Virgen, otra al seráfico San Francisco de Asis que se venera en el castillo de la Insua, situado en la desembocadura del Miño, y luego desciende para recogerse en la capilla.
Después de la procesión, que finaliza generalmente de tres á cuatro de la tarde, pasa el clero á una casa que está destinada para refectorio en el que hacen su comida, compuesta aquel día de pan y agua, servida en una mesa de piedra sin manteles, leyéndose por un acólito, durante ella, ejercicios piadosos.
En el segundo día se repiten las mismas ceremonias que en el primero, con la diferencia de que, en vez del sermón el Prior nombra vicario, mayor-domo, depositario, y demás oficios para el año siguiente, y en vez del Evangelio de la Asunción, se canta el de Pente-costés.
El prior es elegido todos los años entre los sacerdotes de las siete parro-quias ya mencionadas, que son las que componen los distritos municipales de Guardia y Rosal, siendo de notar, que estando el Santuario de Santa Tecla entre las parroquias de Guardia, Camposancos y Salcidos, no está sujeto sino al Prior que anualmente se elige.
Desde la remota época de la fundación de este Voto, al que concurrió el Obispo de Tuy, no había vuelto ningún otro Prelado á dar con su presencia, ejemplo de respeto á tan religioso como imponente festividad, hasta el año de 1877, que lo verificó el Ilmo. Sr. D. Juan Varela que ocupa actualmente la diócesis, repitiendo en asistencia en el año 1778, con ofrecimiento de concurrir en el presente, como lo cumplirá por haberse hecho nombrar Prior del Santuario.
El cumplimiento de este Voto y el respeto con que ha sido mirado hasta nuestros días por tantas generaciones que pasaron desde que se creó, dan una idea muy elevada, no solo de la fé religiosa de los habitantes de aquellas comarcas, sino que patentizan además de cuanto son capaces las gentes que abrigan corazón tan perseverante: imitémoslos en todo, y la resurrección completa de Galicia será rápida y gloriosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario