sábado, 11 de mayo de 2013

El Pueblo Gallego do 4 ao 7 de marzo de 1924



04-03-1924
TOMIÑO.- ESPERANDO AL DELEGADO.- Se dice insistentemente que el muy digno Delegado Gubernativo de este distrito no tardará en destituir a la actual Corporación Municipal por que no representa éste los anhelos de los labradores de este término, nombrándose otra más capacitada para desarrollar la labor de saneamiento tan necesario.
                Los fervientes deseos de quienes sólo ambicionamos una escrupulosa administración, nos llevan a esperar, ansiosos, tener ocasión de felicitar al Delegado por el éxito que le auguramos al seleccionar las personas que viviendo más alejados de la política, puedan ajustar sus actos a la máxima imparcialidad.   Corresponsal
07-03-1924
TUY.- OMISIONES MALICIOSAS DE “LA INTEGRIDAD”.-  Es tradicional en el diario de Tuy, “La Integridad”, ocultar aquello que no le conviene e inflar lo que le viene bien.
                No pretendemos que rectifique tan inveterada conducta; pero si esperamos que, después de su incondicional adhesión al Directorio, publicada con todos los “pronunciamientos” del júbilo y de la adulación –hay cariños que matan- por lo menos hiciera honor a su palabra, y sobre todo, a la justicia.
                Los hechos nos demuestran lo contrario. Véase.
                Al hacer la reseña de la última Sesión Municipal, con una falta de respeto y consideración gran al señor Delegado Gubernativo, representante en este Distrito del Directorio Militar, omite maliciosamente la transcripción íntegra de un oficio que, dicho funcionario, dirigió al señor alcalde para que se le diera lectura en sesión pública, contestando a la consulta que se le había dirigido respecto a la famosa moción, inspirada por el ejemplarísimo abad de Pesegueiro, señor Cambeses y presentada por el esconcejal republicano radical del Ayuntamiento de La Coruña, hoy en jubilación forzosa del partido y de dicho ayuntamiento.
                También omite la trascripción de la moción presentada por el concejal agrario señor Durán y suscrita por diez concejales.
                Sobre este último escrito, nada tenemos que decir, puesto que en el fondo, no es más que una absoluta conformidad con el criterio del señor delegado en el asunto que se le consultaba.
                Más en lo que respecta al oficio del señor delegado, consideramos que no publicarlo íntegramente, es una prueba concluyente de malicia o de poco gusto.
                Porque dichos sea sin adulaciones, que no cuadran a mi temperamento, es una pieza digna de ser conocida de todas las personas de exquisita delicadeza y gusto.
                Lo mismo en la forma que en el fondo, es un modelo de bien decir y de insuperable exquisitez.
                Por eso nos extraña que “La Integridad”, no lo haya copiado íntegro, contrastando esta conducta con la trascripción que hace íntegra de un escrito, al que no se llegó a dar lectura, presentado por el exconcejal republicano radical, jubilado del ayuntamiento de La Coruña y del partido del señor Díz Gómez, lo que nosotros no hubiéramos hecho jamás, y que realmente no encierra importancia.
                Ante estos actos de manifiesta parcialidad, nada de particular tiene que se levanten suspicacias y la opinión crea en concomitancias caciquiles entre el ex concejal republicano radical jubilado y “La Integridad”, y cierta legión de individuos que no se avienen a la idea anticaciquil del Directorio.
                Por nuestra parte podemos asegurar que dichas concomitancias existen, y que en la redacción de  “La Integridad” se tiene conocimiento, con antelación, de los asuntos que lleva a las sesiones municipales el susodicho exconcejal republicano radical jubilado señor Díz Gómez.
                El hecho que apuntamos lo confirma, y el que suscribe los vio salir cinco minutos antes de la celebrarse la famosa sesión en que se presentó la no menos famosa moción causa de este incidente, de la redacción de dicho periódico.
                En cuanto a los aplausos habidos en esta última sesión municipal, efectivamente dice verdad “La Integridad” Aplaudió la actitud del exconcejal republicano radical, etc., el ex primer teniente alcalde de la primera corporación Municipal destituida por el Directorio, Don Laureano González Rolán (cuyo personaje le hará cargos en la próxima correspondencia) y dos o tres individuos más de la legión de los paniaguados del antiguo régimen.
                También tenemos que aclarar una afirmación de “La Integridad”, sobre lo propuesto por el exconcejal republicano radical etc., respecto a la moción presentada por los diez concejales a que hago referencia más arriba, pues no es verdad que el ex concejal republicano radical propusiese quedara a estudio dicha moción, ni ocho días ni ocho minutos. Y basta por hoy
                VISITA AL DELEGADO GUBERNATIVO.- El lunes de esta semana vinieron de la inmediata parroquia de Goyán –la más importante del ayuntamiento de Tomiño- los vecinos de la misma, don Emilio Otero Iglesias y don José Fernández Queirós, con objeto de visitar al señor Delegado y exponerle su disgusto por el proceder del Recaudador de Contribuciones de dicho Ayuntamiento que pretextando no sabemos qué cosas, cobra diez céntimos más por cada recibo.
                Según dice el tal Recaudador, la prima que impone a los recibos, es por cobrarle a los contribuyentes en las respectivas parroquias y no hacerlos ir al Seijo, pero se da el caso de que el referido señor vive en el propio Goyán y a nosotros nos parece que ese recargo, por lo menos para los de Goyán no está muy justificado, y si como presumimos es buen vecino y caritativo, ha de desistir de cobrar dicho recargo.
Así lo esperamos del Recaudador, sin que se lo imponga la superioridad.
Y también esperamos que en lo futuro marque días de cobranza a cada parroquia, a fin de evitarles molestias, con lo cual los vecinos de la parroquia de Goyán que no quieran pagar los diez céntimos, irán al Seijo a pagar la contribución que les corresponda en el día marcado.    Corresponsal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario