jueves, 16 de mayo de 2013

Colegio de los Jesuitas en O Pasaxe



En el año 1875 se traslada al barrio de El Pasaje de Camposancos el Colegio Apóstol Santiago de los Padres Jesuitas, establecido en el Pazo de Anceis, La Coruña, instalándose en la casa, almacenes y terrenos de D. Juan Antonio Español.
Fuera fundado el colegio de Anceis, en el año 1972, por el P. Tomás Gómez Carral en el pazo donado generosamente, para tal fin, por el Mariscal de Campo, D. Antonio Ozores, y sus hijos D. Antonio Ozores y Dña. Jesusa Pedrosa Álvarez Maldonado, Condesa de Priegue.
El éxito obtenido por el colegio de Anceis lo había hecho rápidamente insuficiente, siendo ésta la causa de su traslado a Camposancos.
El P. Gómez Carral, que fuera rector de Anceis, continuó siéndolo en Camposancos, hasta que pasó a atender la fundación del Seminario de Comillas. Había proyectado establecer un gran Seminario donde estudiasen la carrera sacerdotal jóvenes de toda España. Su idea comenzó a realizarla en el Colegio de Camposancos.
En septiembre de 1879, se inaugura el seminario, con veintidós alumnos, en el edificio que había sido almacén del Sr. Español, al otro lado de la carretera. Duró siete años y medio y llegó a tener cuarenta y dos alumnos, siendo unos setenta los que pasaron por sus aulas. Fue suprimido en septiembre de 1888 y sus alumnos se trasladaron a otros seminarios.
Fueron profesores del “Seminario de San José” de Camposancos, que así se titulaba, los jesuitas Juan Ochoa, Miguel González, José Arazola, Mariano González Pérez y Baltasar Merino.
El Colegio de Camposancos fue también cuna y origen de la Universidad de los Padres Jesuitas de Deusto (Bilbao), pues en Camposancos, entre los años 1881 y 1885, funcionó una Escuela Politécnica y de estudios superiores para todas las carreras menos Medicina y Farmacia.
La relación de figuras destacadas de la Compañía de Jesús, que fueron profesores en el Colegio “Apóstol Santiago” es notable. Ocupa un puesto muy señalado el P. Baltasar Merino, nacido en Lerma, Burgos, en 1845, y fallecido en Vigo en 1917, botánico de fama universal, premiado por varias Academias científicas.
En septiembre de 1916, el Colegio de los Padres Jesuitas de Camposancos se traslada a Vigo y ceden los edificios al Colegio de Campolide de Lisboa, que lo ocupan en septiembre de ese mismo año, 1916.
Los Jesuitas habían sido expulsados de Portugal, en 1910, trasladándose la comunidad de Campolide a Inglaterra y Bélgica, y al estallar la Guerra Europea de 1914, a Placeres (Pontevedra) de donde paso a Camposancos en la fecha señalada.
Se dedicaron a la enseñanza de jóvenes lusitanos y a la investigación científica, actividad esta encuadrada en el “Instituto Nun`Alvres”

En el otoño de 1936, el edificio del Colegio de los Padres Jesuitas de Camposanco, fue recuperado parcialmente por la Compañía, ocupándolo con los religiosos de Tercera Probación de las Provincias jesuíticas de España-Norte que hasta entonces había estado en Portugal.
Simultáneamente, el Gobierno Militar de España convirtió la casa en Campo de Concentración, según se iban liberando las provincias del Norte de la Nación, hasta llegar en ocasiones hasta 2.000 el número de concentrados.
Libre totalmente la casa en 1939, se ocupó con los alumnos de los últimos cursos del Colegio de Vigo; dedicándose entre los años 1943 a 1951 a Casa de Ejercicios para empleados, al mismo tiempo que empezó a funcionar como Seminario Menor de la Compañía, actividad que duro hasta 1960 en que este Seminario se fusionó, con el Menor de Carrión de los Condes, en el de nueva creación en León.
Desde entonces se dedican los edificios, que durante los dos períodos escolares comprendidos entre 1967 y 1969 fueron ocupados por los alumnos de los últimos cursos del Juniorado Marista de Tuy, a cursillos de verano para los propios jesuitas o vacaciones de grupos ajenos a los mismos, residiendo ordinariamente en la Casa sólo un padre y algunos hermanos coadjutores.   


Crónica biográfica de Camposancos y su entorno de Antonio García Lago.      

No hay comentarios:

Publicar un comentario